Advertisement

Emisiones de metano alcanzan niveles record: tendencias podrían sobrecalentar el planeta al peor escenario para 2100

[resumen.cl] Un estudio registró un aumento record en las concentraciones de metano en la atmósfera. De continuar o de acelerarse esta tendencia, la temperatura promedio global podría aumentar en más de 4°C con respecto a la época preindustrial provocando efectos devastadores en las sociedades humanas. El estudio señala que las políticas climáticas «deben alterar sustancialmente las actuales trayectorias de emisiones globales».

 

El incremento en las concentraciones de gases invernadero ya ha aumentado el promedio global de temperaturas en 1.1 °C por sobre los niveles preindustriales.

 

También puedes ver: Estudio analizó tendencias de temperatura en el centro de Chile entre 1979 y 2015

 

Imágenes satelitales mostraron hace unos meses una disminución de la emisión de dióxido de nitrógeno en principales zonas industriales y ciudades de China, Italia, EE.UU. debido a períodos de cuarentena desde el inicio de la pandemia.

Aunque un estudio de mayo abordó la reducción temporal en las emisiones diarias de CO2 durante los confinamientos forzados por la pandemia COVID-19. El estudio reportó que las emisiones diarias globales a inicios de abril de 2020 fueron un 17% menores comparadas al promedio de emisiones de 2019.

Sin embargo estos son efectos de corto plazo ya que el aumento de las concentraciones de gases invernadero en la atmósfera es un proceso a largo plazo. Aún cuando en muchos lugares se haya registrado una disminución en la contaminación del aire, estas medidas no son suficientes para afectar la concentraciones de estos gases que permanecen en la atmósfera por un largo tiempo.

En 2019, las emisiones de dióxido de carbono desde uso de combustibles fósiles, la deforestación y otras fuentes humanas alcanzaron 43 billones de toneladas métricas.

 

También puedes ver: Estudio alerta record de calentamiento en el Polo Sur durante las pasadas 3 décadas

 

 

Aunque el metano es mucho menos abundante en la atmósfera que el CO2, este absorbe la radiación termal infrarroja con mucha más eficiencia. Datos de 2014 del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) indican que en en una escala de tiempo de 20 años, el metano tiene un potencial de calentamiento global 86 veces más fuerte por unidad de masa que el CO2, y que en una escala de tiempo de 100 años tiene un efecto 28 veces más potente.

Un estudio de 2016 reportó que las emisiones de metano han contribuido al menos un cuarto del forzamiento acumulado radiativo para CO2, CH4 y N2O combinado desde 1750.

A finales de 2019, las concentraciones globales de metano en la atmósfera alcanzaron las 1.875 partes por billón. Esto es más de 2 veces y media los niveles preindustriales según datos del Laboratorio de Monitoreo Global del NOAA, EE.UU.

Las principales fuentes de metano incluyen las emisiones antropogénicas de la agricultura industrializada, desechos y la extracción de combustibles fósiles. Junto a estas hay emisiones naturales desde los humedales, sistemas de agua dulce y fuentes geológicas.

 

 

Niveles record de emisiones invernadero desde agroindustria y combustibles fósiles: escenario catastrófico para fin del siglo XXI.

 

El presente estudio aborda el incremento en las emisiones de metano antropogénico, apuntando a que estas se han elevado de igual forma desde fuentes agrícolas y fósiles. Fue publicado en la revista Enviromental Research Letters y se encuentra disponible para su descarga gratuita

El estudio concluye el aumento de las concentraciones es consistente con el escenario más caliente del IPCC llamado RCP8.5. Un camino que podría potenciar un calentamiento potencial estimado de 4,3 °C para el año 2100. Y que es probable que el mundo continúe con trayectorias de emisiones relativamente más altas durante la próxima década.

 

También puedes ver: La trayectoria del sistema climático del planeta: alto riesgo de caer en un estado "Tierra Invernadero" irreversible

 

El incremento de las emisiones del sector agrícola dependiente de los combustibles fósiles (especialmente la crianza industrial de ganado), el sector desechos además del sector de los combustibles fósiles son las causas de este incremento global. El estudio destaca la necesidad de establecer fuertes medidas de mitigación en ambas áreas.

El estudio apuntó al incremento de las emisiones agrícolas, desechos y combustibles fósiles desde el sur y el sudeste de Asia, incluyendo China, así como el incremento del sector de combustibles fósiles en Estados Unidos. Mientras que Europa resultó el único continente en el cual las emisiones de metano aparecen decreciendo.

El autor principal del estudio Rob Jackson indicó al portal ScienceDaily que la reducción de las emisiones de metano implica reducir el uso de combustibles fósiles, controlando emisiones llamadas fugitivas, como fugas de tuberías y pozos. Junto a esto «reemplazar el petróleo y el gas natural en nuestros automóviles y hogares» así como los cambios en la forma en que se desarrolla la agroindustria «Necesitaremos comer menos carne y reducir las emisiones asociadas con el cultivo de ganado y arroz» indicó.

 

 

También puedes ver: La producción alimentaria debe cambiar radicalmente para mejorar la salud humana y evitar daño catastrófico al planeta

 

El investigador también explicó que «El uso de gas natural está aumentando rápidamente aquí en Estados Unidos y en todo el mundo. Está compensando el carbón en el sector eléctrico y reduciendo las emisiones de dióxido de carbono, pero aumentando las emisiones de metano en ese sector».

Además apuntó a que en EE.UU. y Canadá también ha aumentado la extracción de gas «estamos emitiendo más metano de los pozos de petróleo y gas y tuberías con fugas».

El estudio apunta a que las políticas climáticas en general, donde estén presentes para la mitigación de emisiones de metano, aún deben alterar sustancialmente las actuales trayectorias de emisiones globales.

 

Vea el estudio aquí

 

Imagen principal: https://www.europeanscientist.com

Estas leyendo

Emisiones de metano alcanzan niveles record: tendencias podrían sobrecalentar el planeta al peor escenario para 2100