Estudio encuentra residuos de peligrosos pesticidas en el agua de la cuenca del río Cachapoal

[resumen.cl] Un estudio recientemente publicado en la revista Enviromental Pollution evaluó residuos de pesticidas en aguas superficiales de la cuenca del Cachapoal en la zona central de Chile. Los compuestos más abundantes en la fase disuelta de las muestras fueron atrazina, atrazina-2hydroxy (HA), ciprodinil, pirimetanil y tebuconazol. Mientras que en la fase particulada de las muestras, los compuestos más abundantes detectados fueron: atrazina-2-hydroxy, imidacloprida, diazinon y pirimetanil. 

El estudio constató que en los últimos veinte años, el uso de pesticidas en Chile se ha incrementado en más de 160% generando un alto riesgo de contaminación del agua. El estudio consigna que Chile y Colombia aplican la mayor cantidad de sustancias por área arable de tierra, alcanzando 15,6 y 20,8 kilogramos por hectárea en 2014 según datos de la FAO

 

También puedes ver: Prohiben importación de 3 nocivos agrotóxicos: los que están en circulación en Chile aún podrán ser usados hasta 2021

 

El estudio apunta a que el uso excesivo de estas sustancias puede dañar a organismos que no son el objetivo de los pesticidas. Estos organismos afectados pueden cumplir distintas funciones en el ecosistema, incluso mantener a raya ciertas plagas. Por otra parte, los pesticidas pueden contaminar aguas superficiales, suelos, dispersarse por el aire y causar impactos negativos en la salud pública.

Cabe destacar que cuando un pesticida es aplicado, menos de 1% alcanza al organismo objetivo y la fracción remanente es distribuida entre las plantas, el suelo, la atmósfera y organismos terrestres y acuáticos. Residuos de pesticidas pueden ser incluso detectados en áreas muy lejanas al punto de aplicación.

Las lluvias hacen que los pesticidas entren en los cuerpos de agua, alcanzando la superficie o el subsuelo mediante escorrentía, filtraciones, deriva o actividades específicas como la limpieza de contenedores.

 

 

Resumen gráfico del estudio. Extraída de: https://doi.org/10.1016/j.envpol.2019.04.117

 

 

La movilidad y la persistencia de estos agrotóxicos en el ambiente dependen de las propiedades fisicoquímicas del compuesto, tales como: su solubilidad en agua, vida media o también por su formulación (si es gránulo, polvo, solución o suspensión), además de sus características como textura, permeabilidad, pH, contenido de materia orgánica, actividad microbial, humedad, pendiente, entre otras. Junto a esto, influyen las condiciones meteorológicas como viento, precipitaciones, temperatura, humedad, luz solar, y el tipo de prácticas agrícolas realizadas.

 

 

Muestras obtenidas en 2015 y 2016 revelaron restos de pesticidas en la cuenca del Cachapoal. 

En la región de O’Higgins, una zona caracterizada por una intensa actividad agrícola-industrial, diversos agrotóxicos se utilizan en cereales, árboles frutales como manzanas, melocotones, ciruelas, cerezas, nectarinas, peras, naranjas, nueces, paltas, almendras, limones, albaricoques, aceitunas y uvas de mesa, entre otros cultivos.

El objetivo del estudio fue determinar la presencia de 22 pesticidas (herbicidas, insecticidas y fungicidas) y 12 productos de degradación en muestras de agua superficial desde la cuenca del río Cachapoal.

Las concentraciones de pesticidas en fase disuelta y fase particulada en muestras fueron recolectadas en la temporada seca y luego de eventos de lluvias. Para la detección de los pesticidas se utilizó cromatografía de gases acoplada a espectrometría de masas y cromatografía líquida acoplada a espectrometría de masas.

 

 

 

También puedes ver: Estudio evaluó presencia de pesticidas en el aire de la comuna de Peumo, provincia de Cachapoal

 

Los resultados del estudio se basaron en la proporción y la concentración de los pesticidas y sus productos de degradación, tanto en la fase disuelta como en la fase particulada de las muestras, para cada sitio y periodo de muestreo.

Los compuestos más abundantes en la fase disuelta fueron atrazina, atrazina-2hydroxy (HA), ciprodinil, pirimetanil y tebuconazol. Mientras que en la fase particulada, los compuesto más abundantes detectados fueron: atrazina2-hydroxy, imidacloprida, diazinon y pirimetanil.

 

 

Estudios han confirmado la nocividad de los pesticidas hallados en la cuenca del Cachapoal

 

Un estudio de 2007 concluyó que la  atrazina es un potente disruptor endocrino para peces, anfibios y reptiles, y genera la inducción de cáncer mamario y a la próstata en roedores de laboratorio, con correlaciones entre atrazina y cánceres similares en humanos. Este estudio destaca la importancia de la atrazina como un factor de riesgo en la disrupción endocrina en la vida silvestre y cánceres reproductivos en roedores de laboratorio y humanos.

Un estudio de 2017 había reportado los efectos del pirimetanil en las gónadas, histiología hepática y renal de una especie no objetivo y demostró que las propiedades peligrosas de este fungicida pueden ser el resultado de varios procesos patológicos que afectan a diferentes compartimientos clave de anfibios.

El pirimetanil es tóxico para la vida acuática y los órganos como gónadas, hígado, riñón, tiroides, adrenales, bazo, timo y corazón de distintos animales. Además, el pirimetanil está clasificado como Grupo C «posible carcinógeno humano» por la base de datos PubChem según informa pesticides.news

Se sospecha que el tebuconazol es una toxina reproductiva. Estudios presentados al Departamento de Protección Ambiental y de Regulación de Pesticidas de California en 2006 indicaron que los fetos de ratas de laboratorio expuestos a tebuconazol redujeron su peso corporal y presentaron malformaciones.

Varios estudios que se han enfocado en la carcinogenicidad potencial de tebuconazol se han encontrado un incremento en la incidencia de tumores en la tiroides en ratas macho y tumores al hígado en ratas de ambos sexos. Al ser ingerido por humanos puede generar una intoxicación aguda.

Un estudio de 2019 alertó sobre la peligrosa interacción entre plaguicidas, entre los cuales estaba tebuconazol y thiacloprida

 

También puedes ver: Estudio confirma que la población infantil expuesta a fumigaciones con agrotóxicos tiene daño genético en Paraguay

 

En 2015, estudios reportaron que el pesticida imidacloprida tenía una «relación positiva con las pérdidas de colonias de abejas de manera que un mayor uso regional estaba vinculado a mayores pérdidas de colonias de abejas de miel.» 

Mientras tanto, investigadoras locales han advertido que aún queda regular en Chile la utilización de compuestos como el diazinon y los piretroides.

 

 

 

Investigadores/as concluyen que es necesaria una mayor evaluación de las aguas en la cuenca del Cachapoal

 

El estudio consigna que el incremento en la concentración de los pesticidas durante, o a continuación de eventos de precipitaciones ha sido documentado por varios autores en el mundo, quienes han demostrado que la mayor parte de la carga anual de contaminantes en ríos se genera durante episodios de inundaciones.

El estudio señala que sus resultados presentados son el primer registro de pesticidas en fases disueltas y particuladas en aguas superficiales en Chile. Estos resultados muestran que el problema de la contaminación por pesticidas indudablemente afecta la calidad de los cuerpos de agua y áreas agrícolas en Chile y apoyan la necesidad de realizar una evaluación adecuada de la calidad de las aguas en el río Cachapoal en el futuro.

 

Vea el estudio en inglés aquí

 

Fotografía principal extraída de https://www.cooperativa.cl/