Coronel y la Población La Colonia, crudos ejemplos de “zonas de sacrificio” en el Biobío

Vicente Lagos Isla / resumen.cl 

La comuna de Coronel se ha transformado en una de las zonas más intervenidas industrialmente y contaminadas de la región del Biobío y el país. Tomada como ejemplo constante para mostrar lo que es una denominada «zona de sacrificio» ambiental, Coronel se encuentra en un estado crítico por el grado de infraestructura industrial y las actividades contaminantes que se encuentran a escasos kilómetros o incluso metros de la viviendas de sus habitantes. La industria minera del carbón, de plantaciones forestales, de reducción de peces para harina y el negocio termoeléctrico son algunas de las actividades que se han instalado y han ido contaminado progresivamente la zona. Poblaciones emblemáticas como La Colonia se han quedado rodeadas entre vertederos clandestinos y centrales termoeléctricas descomunales, así como sufriendo procesos de erradicación. Entrevistamos a Tito Carrillo, poblador de Coronel y militante de izquierda, para adentrarnos un poco más en la problemática que aqueja a esta comuna.

En su Taller en Yobilo, lugar donde trabaja en la comuna de Coronel, nos espera Tito Carrillo, militante histórico del MIR, viejo obstinado que tras ser perseguido y encarcelado por la dictadura durante meses en el centro de tortura de El Morro en Talcahuano, se negó a dejar Chile después de ser liberado de la cárcel.

Carrillo se mantuvo dentro del país y luchando, pese a estar en los ojos de la represión. Caída la tiranía militar, tras las sucesivas olas de movilización y descontento, el viejo Carrillo, se mantuvo fiel a Coronel, la ciudad que lo ha albergado durante toda su vida. Pero, «El Minero" como era conocido dentro de los círculos militantes, cuenta que la llegada de la democracia a Coronel, no fue precisamente una "alegría" como consignaban los eslóganes de la campaña del "NO". Hoy en día, Coronel es una de las ciudades más contaminadas y abandonadas del país. Anteriormente soportó largas décadas de explotación minera y hoy alberga un parque industrial de enorme envergadura en la entrada norte de la ciudad, así como centrales termoeléctricas, plantas pesqueras e infraestructuras portuarias que se ubican al interior de la zona urbana y a solo metros de sus habitantes.

 

Complejo termoeléctrico Bocamina 1 y 2 de Enel, en medio de la ciudad de Coronel

 

Coronel, junto a otras comunas del Gran Concepción fue declarada como Zona Latente por material particulado respirable MP10 en 2006 y luego como zona saturada por material particulado fino respirable MP 2.5 en 2015. Las emisiones del sector industrial en la comuna sobrepasan altamente a las otras comunas en emisión de MP2.5

Peritajes de la PDI, el año 2014,  encontraron metales pesados en suelos y techos de Coronel y Lota muy por sobre la norma. Un análisis de las muestras de suelo, realizado por el Centro Nacional de Medio Ambiente, reveló altas concentraciones de metales pesados en Coronel: plomo, níquel, vanadio, mercurio y manganeso.

Trabajadores denunciaron que en la construcción de Bocamina II removieron material con asbesto y fueron afectados severamente, y además, que una cantidad indeterminada del compuesto tóxico se había diseminado por la comuna.

Un estudio de 2016 concluyó precisamente que tasas significativamente altas de mortalidad por enfermedades cardiovasculares respiratorias, todos los cánceres, y cáncer al pulmón además de hospitalizaciones por enfermedades respiratorias, cáncer y neumonía fueron registradas en comunas con centrales termoeléctricas y fundiciones.

Hace un año, la Seremi de Salud del Biobío se había comprometido a realizar evaluaciones médicas para las personas a quienes les habría detectado metales pesados. las autoridades descartaron de paso, de la validez de los resultados del estudio que había detectado altas concentraciones de metales pesados en la sangre de 14 niños y 7 adultos de la escuela Rosita Medel de Coronel, a metros del Complejo Industrial Termoeléctrico Bocamina 1 y 2.

En diciembre pasado, representantes de diversas organizaciones de Coronel habían ingresado a la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) una denuncia para que se fiscalizara y sancionara el vertedero de cenizas de la central termoeléctrica Bocamina.

 

Fotografía: "scar Valenzuela / Extraída de Biobiochile.cl

 

 

Este viernes, la Municipalidad de Coronel clausuró el vertedero de cenizas del complejo termoeléctrico bocamina de Enel. El vertedero de cenizas tóxicas se encontraba detrás de ambas termoeléctricas en el camino al sector Maule de la comuna. El alcalde de la comuna Boris Chamorro señaló a Biobiochile que el recinto funcionaba con edificaciones que no contaban con el permiso del Departamento de Obras Municipales.

Pero este martes 30 de abril, la Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Concepción dio lugar a una orden de no innovar para dejar sin efecto la medida según había informado Biobiochile

Desde el lugar donde Carrillo vive, la histórica población La Colonia en Coronel, nos relata como antes se podía acceder a la playa, disfrutar de las olas de la mar y la arena tibia. Sin embargo, también nos cuenta como en la dictadura comenzó la privatización del borde costero. Posteriormente, y llegada la democracia, el Minero afirma que "la Concertación terminó el proceso de privatizar la playa. El alcalde de la Concertación primero estaba en contra del puerto, y después de electo era el primero a favor del puerto. Ellos finalizaron el proceso de construcción del puerto de Coronel, cambiando el plano regulador y declarando la parte costera como terreno industrial". Además recuerda como era su tierra antes de la llegada de Endesa (hoy Enel) "el espacio en donde está la termoeléctrica, antes era público, había una vega en donde jugaban los niños, se podía jugar a la pelota. Ahora está contaminado". Con sus años, Carrillo ha podido ver la constante transformación de Coronel en una de la ciudades más intervenidas industrialmente en el país y con altos niveles de contaminación "Antes a la playa había acceso público, era libre. Ahora no se puede llegar e ir a la playa. Se acabó la playa para La Colonia, y también para la gente de Lo Rojas".

Tito Carrillo es de caminar y hablar pausado, tez morena y mirada penetrante. No es ni un académico, ni un intelectual, es un vecino nacido y criado en La Colonia, una de las poblaciones obreras más antiguas e históricas de Coronel. Pese a su origen popular, lo que dice Tito Carrillo es claro y al hueso, sin darse vueltas es capaz de plantear lo que piensa de forma directa y de manera mucho más sencilla que muchos teóricos de la izquierda. A sus más de 60 años se mantiene viviendo en la población que lo vio crecer, la cual en estos momentos sufre un proceso de erradicación por la cercanía a la contaminante termoeléctrica Bocamina. Tito cuenta en relación a la población donde vive que "la mayoría se fue, un 70% más o menos se fueron de La Colonia, y yo sigo ahí, y no pienso irme tampoco". Respecto a los orígenes de su población cuenta que "La colonia es una de las poblaciones más antiguas de Coronel, estaba en medio de dos industrias. Por un lado Schwager , y por otro las minas de Jorge Rojas. Cerca de la población había bastantes boldos, maquis y otros arboles nativos que posteriormente desaparecieron cuando se instaló la termoeléctrica Bocamina".

 

 

Población La Colonia, en medio de instalaciones del complejo termoeléctrico y una chipeadora

 

Tito Carrillo, dice que menos va a abandonar ahora la población que lo vio nacer, aunque esté en proceso una acelerada erradicación de los vecinos y vecinas del sector. Con nostalgia recuerda su niñez en la comuna "la cordillera de Nahuelbuta, antiguamente era bosque nativo, de niños íbamos a la cordillera a buscar maqui, avellanas, chupones, nalcas, digueñes, changle. Además habían varios esteros, como el Manco, el cual desapareció".

 

Central termoeléctrica Santa María de Colbún desde la Bahía de Coronel

 

 

La zona a la que se refiere Tito con añoranza actualmente está asediada con diversas industrias, además de una nueva termoeléctrica de Colbún, respecto a esto Carrillo cuenta que "la zona en donde se instaló la Colbún, también era para la recreación de la gente, durante el verano eran miles las personas que iban a entretenerse en los esteros. Ese terreno también fue declarado para uso industrial y así Coronel quedó encerrado en puras empresas contaminantes". Y lo que plantea El Minero no es exageración si apreciamos que en el lado norte, Coronel se encuentra rodeado de industrias, por su flanco oeste está el puerto, en su interior está la termoeléctrica Bocamina I y II, mientras que por su lado sur la Termoelectrica Santa María de Colbún. A esto hay que sumarle las cementeras, chipeadoras, muelles pesqueros y plantas de harina de pescado, vertederos de cenizas y el omnipresente monocultivo forestal de pino y eucalipto en toda su cordillera de Nahuelbuta. Pero, no solo eso, ya que a todo lo anterior debe agregarse la presencia de vertederos clandestinos de basura, la mala conectividad y congestión de la Ruta 160 que une a la ciudad con el área metropolitana de Concepción, el paso constante de camiones con carga peligrosa, así como la expansión inmobiliaria sobre humedales y lugares naturales.

 

 

Tito Carrillo, también conocido como «El Minero» militante histórico del MIR, sobreviviente de campos de tortura y luchador durante la dictadura. Hoy resiste a la erradicación de la población La Colonia en Coronel.

 

Carrillo explica el abandono de Coronel de la siguiente forma "la comuna de Coronel es una comuna pobre, porque pese a que hay hartas empresas, por ejemplo las pesqueras que han absorbido mano de obra, pagan muy poco. Esta zona está castigada por ser pobre, entonces los sueldos… todo el mundo quiere pagar el mínimo, por eso la gente vive mal, porque los sueldos son muy bajos, solo por vivir en Coronel. Hay que irse para las empresas del norte para tener un buen sueldo, porque aquí las empresas pagan lo menos posible".

Las palabras de Tito Carrillo nos muestran el Coronel de nuestros días. Un territorio que cada vez parece olvidar más sus orígenes mapuche, campesinos y obreros, para transformarse en una zona caracterizada por el abandono, la contaminación y la pobreza. Una zona de sacrificio para algunos, un territorio altamente postergado, para otros. Pero lo que sí está claro es que existe la necesidad imperiosa de cambiar la realidad de este lugar que pide a gritos una transformación para mejorar la dignidad y la vida de sus vecinos y vecinas.

 

Vista aérea de la Población La Colonia. Se puede apreciar como avanzan los terrenos baldíos durante el proceso de erradicación

 

Termina Don Tito explicando que "aquí en la colonia, que esté la Bachelet, o que este Piñera, se mantiene lo mismo, no hay cambios, porque las industrias son las mismas, no ha cambiado nada, los sueldos de los trabajadores no mejoran, porque tendríamos que empezar de ahí, que los sueldos mejoren, si gana para puro comer, entonces….". Carrillo argumenta con voz gastada pero firme ante la cámara, que Coronel necesita un cambio urgente, por su gente y su ambiente.

 

 

Imagen Principal: Complejo termoeléctrico Bocamina junto a la bahía de Coronel