Por una vida más digna y humana

POR UNA VIDA DIGNA Y HUMANA: UNA VIDA SIN VIOLENCIA

 

La violencia de género es un problema grave y complejo cuya detección, atención y prevención, así como la transformación de los patrones socio-culturales que la han originado y la perpetúan, son prioridades en los planes y programas de protección, en el fortalecimiento de los derechos humanos y se convierten en condición indispensable para avanzar hacia la equidad de género.

La violencia contra las mujeres comprende la violencia física, sexual y psicológica que se da en la familia; la violencia en el ámbito de la comunidad que incluye las violaciones, el abuso sexual y el hostigamiento en el trabajo y en las instituciones educacionales; además, la trata de mujeres y la prostitución forzada; así como la violencia física, sexual y psicológica perpetrada o tolerada por los Estados dondequiera que ésta ocurra (Plataforma de Acción de Beijing, 1995)

Este tipo de violencia incluye valores, creencias y actitudes aprendidas, que se transmiten de generación en generación, sin distingo de nivel económico, social y educativo, de etnia, religión o ideas políticas.

Se manifiesta de formas diferentes de acuerdo con los cambios en las dinámicas de poder. Tiene direccionalidad dentro de una estructura que se refleja en las relaciones interpersonales, donde algunas personas por su género, edad, etnia, o nivel socioeconómico ejercen poder sobre otras.

Extensión del problema

La violencia en contra de las mujeres es un problema de grandes dimensiones y graves consecuencias para toda la sociedad, pero prioritariamente para las mismas mujeres que la sufren. Según un estudio realizado por el Banco Mundial, en promedio, las mujeres pierden 9 años y medio de vida saludable por causa de una violación y por violencia doméstica. Esto significa que mundialmente, estas formas de violencia (que no son las únicas) tienen efectos más negativos sobre la salud de las mujeres, que todas las formas de cáncer (9 años), los accidentes de tránsito (4.2 años), las guerras (2.7 años) y la malaria (2.3 años).

El impacto de la violencia no se limita a las propias víctimas. Un estudio realizado por el Centro de Investigación sobre la Violencia en contra de las Mujeres y los Niños de Canadá, sobre los costos estimados de la violencia en contra de la mujer, reveló que los mismos son enormes no solo en términos monetarios, sino también, en cuanto a su bienestar personal, seguridad y autoestima.

Conocer el impacto y la prevalencia real de la violencia en contra de las mujeres es difícil, debido a la “invisibilización” general del problema y a la complejidad de su medición. No obstante, diversos estudios internacionales y nacionales nos permiten un acercamiento a esta realidad.

Aunque la Ley 20.066 cambió la tipificación de falta por delito, aún nuestra sociedad y nuestra cultura no “visibiliza” la Violencia en contra de las Mujeres como una más de las violencias que vive la sociedad chilena. Que es parte de la violencia estructural, derivada de un modelo económico neo liberal que tiene sus raíces en el capitalismo y en la acumulación de bienes, capitales, consumo, competencia, individualismo, y que coloca a las mujeres más empobrecidas en última categoría y a las cuales se “invisibiliza” y no se toman en cuenta. Las leyes no las favorecen en el minuto de interponer una demanda: dónde se va; quién sostiene el hogar; si él va preso, quién provee…. Por estos y muchos más motivos, el Proyecto de Desarrollo Integral de Boca Sur, que lleva más de 20 años trabajando en el sector, decidió crear un Centro Comunitario de Atención a Mujeres de Boca Sur y San Pedro de la Costa, y pretende ser un espacio de acogida y encuentro para mujeres que viven situaciones de violencia de pareja.

Es complicado y complejo para el equipo del Proyecto trabajar esta grave problemática y partimos desde la base de los recursos personales, grupales y familiares que posee la persona para que vaya incorporando en su vida una mejor autoestima, un fortalecimiento de su valor, fuerza y coraje que le permita ir empoderándose, y si podemos trabajar con la pareja, también ofrecemos la oportunidad. La idea es hacer lo posible por restaurar y recomponer las formas de relacionarse y de enfrentar la vida y la sociedad desde una mirada comprometida con su propia realidad y con la social que la rodea.

Este proyecto es financiado por una Agencia extranjera, por tres años, y se denomina : POR UNA VIDA MAS DIGNA Y HUMANA: UNA VIDA SIN VIOLENCIA.

En otra oportunidad entregaremos más información de lo que hacemos, de nuestra relación con las redes, las cifras de la región y de la comuna.

Un saludo en este mes que conmemoramos el Día Internacional por la No Violencia en contra de las Mujeres en la región y en el país. Hubo diversas manifestaciones, como marchas para sensibilizar a la sociedad en su conjunto que este no es problema de las mujeres, es un problema que atañe a toda la sociedad, por lo tanto es social, económico y político.

Iglesia Evangélica Luterana, Congregación Martin Luther

Pasaje 4, casa 71, Boca Sur, teléfono 2279243- correo : [email protected]

 

Estas leyendo

Por una vida más digna y humana